All for Joomla All for Webmasters
31
Sáb, Nov

Tres pilotos españoles listos para operar el Global Hawk

España

Tres militares españoles pilotarán desde tierra uno de los superdrones Global Hawk de la OTAN. Lo harán desde la base aérea de Sigonella, en Sicilia (Italia), lo que les permitirá compartir con los países aliados sistemas de reconocimiento estratégico.

Estos tres militares forman parte de los 22 instructores de la OTAN desplazados a la base y son los primeros españoles habilitados para llevar a cabo el control de esta aeronave con capacidad de realizar misiones durante más de 30 horas de duración.

En concreto el equipo está formado por dos pilotos militares del Ejército del Aire —el teniente coronel Carrasco y el comandante Galán— y uno de la Armada, el capitán de corbeta Moreno. De este modo, los tres se adhieren al grupo de expertos de la OTAN para pilotar los aviones de reconocimiento estratégico y podrán programar su ruta mientras que mantienen la comunicación por satélite y otros enlaces con la estación de control.
Así, desde la base aérea de Sigonella, estos pilotos participarán en la fuerza combinada de la OTAN, lo que les "permitirá compartir con los países aliados un sistema de reconocimiento estratégico que complementa los aviones tripulados remotamente Predator-B, que ya opera el Ala 23 desde la base aérea de Talavera la Real, Badajoz", detallan desde el Ejército del Aire.

Los Global Hawk, fabricados por la empresa estadounidense Northrop Grumman, cuentan con una de las tecnologías más sofisticadas aparte de ser uno de los drones militares más grandes del sector. Estos drones poseen una envergadura superior a los 35 metros y una longitud próxima a los 14 metros. Además, la anchura de sus alas lo convierten en un dron con una gran resistencia capaz de desarrollar las misiones más exigentes de vigilancia. Asimismo, puede alcanzar una altura de hasta 18.000 metros, muy por encima de cualquier avión comercial.

La Alianza Atlántica lleva tiempo trabajando en la incorporación de estas capacidades para cumplir con labores de vigilancia desde el aire en el Mediterráneo. El programa recibe el nombre de Vigilancia Aérea del Terreno (AGS, por sus siglas en inglés) y serán los españoles los encargados de operar el primer Global Hawk aterrizado en la base aérea el pasado 21 de noviembre de 2019 para controlar el tráfico de armas, de seres humanos y los movimientos de los terroristas. Su sistema clave es el radar pues proporciona GMTI (Ground Moving Target Indicator); es decir, información sobre los movimientos de los objetivos en tierra.
Los socios de la compra, que se efectuó en 2012, son Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Estonia, Alemania, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia y Estados Unidos. Aunque España y el resto de países de la OTAN no se encuentra entre los países que han financiado la inversión, los 28 socios serán propietarios y operadores de forma colectiva de los cinco sistemas y todos ellos tendrán acceso a los datos que proporcionen y se beneficiarán de la inteligencia derivada de sus misiones de vigilancia y reconocimiento.

25/05/20

mundo.sputniknews.com