All for Joomla All for Webmasters
06
Sáb, Jun

El último concepto del caza japonés de nueva generación sugiere un mayor alcance

Japón

El Ministerio de Defensa japonés ha publicado un nuevo diseño para el próximo caza del país, lo que sugiere un énfasis aún mayor en el alcance y la carga útil que antes.

La imagen, no confirmada como el diseño preferido, apareció cuando el ministerio detalló una financiación total de ¥ 28 mil millones (US$ 255.780.000) para el caza y las tecnologías relacionadas en el año fiscal que comienza el 1 de abril de 2020.

Un cambio en el nombre del programa de Future Fighter a Next Generation Fighter (NGF), mencionado por el ministro de Defensa Kono Taro el 17 de diciembre, se confirma en el informe en japonés del Ministerio de Defensa sobre su presupuesto para el año fiscal 2020.

El caza bimotor está destinado a entrar en servicio en la década de 2030. Japón está considerando propuestas de cooperación con socios británicos y estadounidenses.

Una ilustración del diseño difiere notablemente en la vista en planta del diseño que se ha mostrado anteriormente, que se llamó 26DMU y se preparó en el año fiscal 2014. El nuevo diseño recuerda de alguna manera a los conceptos para los programas de cazas europeos Future Combat Air System y Tempest, el primero dirigido por Francia y Alemania y el segundo por Gran Bretaña. El Tempest es un posible punto de partida para el NGF japones.

Mientras que el 26DMU tenía cuatro superficies de cola, algo inclinadas, el dibujo del NGF en el informe presupuestario muestra solo dos; se montan a unos 45 grados. a la vertical.

El plano principal también es dramáticamente diferente, con una relación de aspecto aparentemente más alta (delgadez). El borde de ataque es recto, como antes, pero el borde de fuga tiene flecha negativa en la sección interna del ala y positiva en la sección externa, como en las alas de los conceptos Tempest y FCAS y, antes de ellos, la fallida propuesta de McDonnell Douglas para el programa Joint Strike Fighter en la década de 1990 y el McDonnell F-101 Voodoo de la década de 1950.

El borde de fuga del diseño japonés recientemente revelado se encuentra con el fuselaje aproximadamente en el mismo punto que los bordes de ataque de las superficies de la cola, como en los conceptos FCAS publicados por Dassault. En el concepto Tempest que Gran Bretaña ha revelado, el plano principal, con una relación de aspecto mucho más baja que el diseño japonés, se extiende hasta los bordesde fuga de las superficies de la cola.

El ministerio de defensa japonés ha atribuido anteriormente una gran autonomía y carga de armas a un ala con un borde de fuga con ese quiebre en su ángulo de flecha, aunque los diseños que mostró tenían cuatro superficies externas más largas y quizás una mayor relación de aspecto. Una alta relación de aspecto mejora el alcance y la resistencia a velocidades subsónicas, pero la resistencia del caza también está muy influenciada por la forma del fuselaje. Una relación de aspecto más alta también puede permitir mayores pesos en el despegue y aterrizaje y, por lo tanto, mayores cargas de combustible y armas.

El ala del 26DMU tenía un borde de fuga recto, angulo de flecha negativo, y aparentemente una menor relación de aspecto que en el diseño anterior, 25DMU del año fiscal 2013. En el 25DMU, el borde de fuga era recto y con flecha positiva.

Para cuando elaboraron el 25DMU, los desarrolladores del ministerio de defensa ya habían decidido que Japón sería mejor atendido por un gran caza con un rendimiento de vuelo menos que extremo pero con una gran autonomia y una gran carga interna de misiles aire-aire de largo alcance.Dichos cazas podrían pasar más tiempo en lestación que los de mayor rendimiento. El nuevo diseño, si representa lo que el ministerio ahora quiere, lleva esa idea más allá.

Estos conceptos han sido extraordinariamente grandes, más grandes que el Lockheed Martin F-22 Raptor, quizás sugiriendo que Godzilla sería un mejor nombre para el proyecto que Next Generation Fighter.

IHI Corp. y el ministerio han desarrollado un motor de al menos 33.000 lb. de empuje, el XF9-1, para el caza.

La financiación de ¥ 28 mil millones en el presupuesto fiscal 2020 no se explica completamente. Como dijo Taro el 17 de diciembre, se asignan ¥ 11.1 mil millones para investigación y desarrollo en el caza; el ministro llamó a este trabajo de «diseño conceptual». Ese nivel de financiación obviamente pagará un esfuerzo más intenso que el que produjo 26DMU y diseños anteriores, pero la terminología del ministro parece descartar el lanzamiento del desarrollo a gran escala en el año fiscal 2020, que en cualquier caso no debería comenzar antes que un socio extranjero esta elegido.

El presupuesto también incluye ¥ 7.6 mil millones para la integración del sistema de misiones de combate, reducido de los ¥ 17.7 mil millones que solicitó el ministerio, y solo ¥ 100 millones para trabajar en un avión no tripulado que acompañaría al NGF, en comparación con los ¥ 1.9 mil millones solicitados.

Estas cifras dejan ¥ 9.2 mil millones de trabajo no identificado de NGF financiado en el año fiscal 2020.
En su solicitud de presupuesto, el ministerio solicitó la creación de una oficina del programa.

El gobierno dijo a fines de 2018 que Japón lideraría el desarrollo del caza, lo que implica que se buscaría una asociación internacional. El tipo está destinado a reemplazar el Mitsubishi Heavy Industries (MHI) F-2.

Los socios candidatos son BAE Systems, Lockheed Martin, Northrop Grumman y, probablemente, Boeing. La oferta de BAE se basa en la participación en el programa Tempest, en el que Japón podría elegir elementos de diseño, tal vez utilizando su propio fuselaje, motor, aviónica o armas o alguna combinación de ellos.

Por Bradley Perrett para Aviation Week
Por Grulla

30/01/20
zona-militar.com