All for Joomla All for Webmasters
19
Sáb, Sep

Los cinco aviones Super Entendard que la Argentina le compró a Francia están parados por falta de repuestos

Super etendard Marine de Francia

Argentina

El ministro de Defensa, Agustin Rossi, alertó que las aeronaves que adquirió el gobierno anterior a USD 15 millones necesitan de componentes ingleses para su funcionamiento. Se abrió una licitación para comprar a otros países el mismo equipamiento. También se canceló la venta de dos aviones Pampa a Guatemala.

En medio de la revisión que encaró el ministro de Defensa, Agustín Rossi, de toda la gestión de la era de Mauricio Macri en materia militar se encontró con una sorpresa: los cinco aviones Super Etendard que el Estado argentino le compró hace dos años a Francia por 15 millones de dólares aún no se pueden utilizar porque carecen de un repuesto que es de origen inglés y se encuentra bajo las restricciones de venta de Londres a la Argentina.

Según relataron a Infobae allegados al ministro Rossi, el tema de la “parálisis total” de los cinco Super Etendard destinados a la Armada Argentina “resulta de gravedad” en función del escaso presupuesto que tienen hoy las Fuerzas Armadas.

En el inventario que realizó el nuevo ministro de Defensa sobre la situación actual de los militares llamó la atención la situación de “abandono y parálisis” en que, según allegado a Rossi, se encuentran los aviones que están en un hangar de la Armada en Bahía Blanca desde mayo de este año y no podrán ser usados en lo inmediato por una cuestión elemental: las aeronaves militares carecen de los cartuchos eyectores de cúpula que poseen los asientos Martin Baker de origen británico.

La compra de esos aviones franceses se realizó en agosto de 2018 por un total de 15 millones de dólares y llegaron al país en mayo de 2019. El ex ministro de Defensa Oscar Aguad explicó brevemente a Infobae que tenía conocimiento de que a los aviones Super Etendard “los estaban armando”, pero destacó: “No creo que estén listos aun”.

En rigor, no sólo no están listos sino que no pueden salir a volar. Técnicos en aeronáutica militar explicaron que los repuestos ingleses que faltan se usan para la secuencia de eyección de un piloto: primero, mediante esos cartuchos, se libera la cúpula y un milisegundo después se enciende el motor cohete del asiento ante un problema de la aeronave o un ataque.

“Estos componentes son fundamentales ya que si no se activan esos cartuchos, el aviador se golpearía con el techo de la cabina y moriría desnucado inmediatamente”, dijo un militar que conoce el tema a fondo.

Se estima que para poner eventualmente en servicio cada uno de esos aviones se debería pagar como mínimo USD 1,2 millones por cada aeronave.

Si bien el Reino Unido levantó en julio 2018 gran parte del embargo militar por las gestiones que hicieron el embajador británico Mark Kent y el argentino Carlos Sersale, “el Foreign Office hoy no autorizaría ninguna excepción a este gobierno que volvería a enfrentarnos con Gran Bretaña por las islas Malvinas”, detalló un militar retirado.


En mayo de este año llegaron a la Argentina los cinco aviones Super Etendard de Francia

De todas maneras, fuentes oficiales de la Armada dijeron a Infobae que “la adquisición del componente faltante (para los Super Etendard) se está realizando a través de una licitación”. Rossi desconoce hasta ahora los detalles de ese proceso de licitación. Hay proveedores en Estados Unidos y en Europa que podrían aportar repuestos similares a los de origen británico. No obstante, en la Armada también admitieron que “los trámites y tiempos administrativos son extensos y producen demoras" en la llegada del componente.

Los aviones Super Etendard ganaron prestigio internacional, entre otras cosas, por su eficiente desempeño durante la guerra de las Islas Malvinas. A pesar de la poca cantidad de misiles con que contaba la aviación naval argentina, causaron daños importantísimos a la Royal Navy: el hundimiento de la fragata Sheffield fue el ataque más relevante de nuestros pilotos.

La compra de estos aviones se realizó bajo la modalidad de “Estado a Estado” por USD 15 millones. Estos aviones son de diseño francés y comenzaron a operar a finales de la década del 70, pero tienen componentes de otros países como el caso de los eyectores, que son repuestos ingleses.

Los Super Etendard miden 14,3 metros de largo, el ancho entre alas es de 9,6 metros y tienen un alto de 3,9 metros. Su peso vacío es de 6500 kg y con munición de combate y combustible, de 11.500 kg. La velocidad máxima de estos aviones es de 1.400 kilómetros por hora y vuelan a una altura máxima de 13.700 metros, con una autonomía aproximada 800 kilómetros operativos.

La Argentina comenzó a utilizarlos en 1980 cuando adquirió 14 unidades, algunas de las cuales llegaron al país luego del conflicto bélico de 1982.


La venta de aviones Pampa de la Argentina a Guatemala quedó totalmente cancelada

Una venta descartada

Por otra parte, el ministro Rossi decidió cancelar la venta de los dos aviones Pampa a Guatemala que había pactado la empresa estatal FADEA mediante un proceso que, aseguraron fuentes del Ministerio de Defensa, “tenía bastantes irregularidades”.

Una sucesión de impericias políticas, escollos legales y decisiones erradas arrastraron a la Argentina a un papelón internacional que en junio de este año puso en vilo al entonces presidente Mauricio Macri. Es que el promocionado acuerdo de la venta de dos aviones Pampa III por 28 millones de dólares de la Argentina a Guatemala naufragó ya que ese acuerdo nunca fue ratificado por el Congreso de Guatemala y tuvo objeciones judiciales por no cumplir los pasos que exigía la administración pública de ese país.

El Congreso, la justicia y la Contraloría General de Cuentas de Guatemala cuestionaron el acuerdo firmado con la Argentina e impidieron que se concrete el giro de fondos de la promocionada venta de aeronaves militares.

Desde el Ministerio de Defensa del gobierno macrista habían resaltado que se trataba de la primera venta de FADEA al exterior luego de 91 años de funcionamiento de esa empresa estatal argentina. Sin embargo, en una de las primeras decisiones de su nueva gestión en esa cartera, Rossi decidió cancelar esa operación.

Por Martín Dinatale

31/12/19

Infobae.com