All for Joomla All for Webmasters
17
Mar, Sep

La indefensión argentina se agrava

Presentacion de tres nuevos aviones Pampa III, en Córdoba. Foto: Marcelo Cáceres

Argentina

En los últimos días de 2018, la Fuerza Aérea se negó a recibir los tres Pampa III cuya finalización fuera motivo de celebración pública, por presentar deficiencias.

Los cinco Super Etendard adquiridos para contribuir a la protección del G-20 y aportar componentes para la reparación y modernización de los aparatos de este tipo con que cuenta la Armada no pudieron contribuir a la primera de tales finalidades, dado que atrasos en los pagos determinaron que llegaran en las últimas horas de 2018. La puesta a punto de estos aviones se reveló más compleja -y más costosa- de lo esperado, siendo que se encuentran al fin de su vida útil.

En 2018 se suspendió el programa de modernización del TAM por Elbit Systems, y como consecuencia, nuestro principal tanque -de reconocidas limitaciones por la delgadez de su blindaje- permanecerá con sus sistemas propios de los años70, incluyendo su falta de aptitud para el combate nocturno, carencia que lo vuelve inepto para la guerra moderna.

Se inicia el cuarto año consecutivo en que Argentina carece virtualmente de fuerza aérea. Los aviones Pampa II y aún III de entrenamiento no son aviones de combate, pese a tener una capacidad de ataque liviano. Son siderales las diferencias que los separan de un avión de combate, en potencia motriz, velocidad, armamento, aviónica, etc. El puñado de A-4 AR que aún volaría no basta para cuestionar esta afirmación.

Nuestro país no cuenta hoy con submarinos en condiciones de operar, pese a que compromete para ejercicios militares combinados con países vecinos los dos que teóricamente tiene. Mientras uno ha llegado al fin de su vida útil, el otro está en indefinidas reparaciones de cuarta vida, dado que las de media vida tuvieron lugar en 1999.

Por cuarto año consecutivo, U.K. Defence Journal ha publicado (2018) un artículo titulado elocuentemente Argentina ha dejado ahora de ser un poder militar capaz, donde el columnista George Allison explica que luego de un significativo período de declinación, nuestras Fuerzas Armadas han dejado de ser una fuerza militar capaz.

Han transcurrido tres años desde que de estas mismas páginas planteamos la necesidad de reconstruir la capacidad de defensa argentina, como una labor de todos los sectores de la sociedad. Pese a que la catástrofe del ARA San Juan debería haber llamado a la reflexión sobre la necesidad de tal reconstrucción, nada significativo se ha hecho, salvo los periódicos anuncios sobre una reforma militar de la que hasta ahora no se conocen exteriorizaciones ni resultados.

Nadie puede afirmar seriamente que la situación es responsabilidad exclusiva de éste o de cualquier otro gobierno argentino. Todos quienes ejercieron poder en Argentina comparten tal responsabilidad. En realidad, decisiones tomadas en la década del ’90 y mantenidas hasta el presente explican la situación. En 1990-91, a la destrucción de la capacidad de producción para la defensa, siguió la drástica disminución del presupuesto de defensa, que lo llevaría del 2,1% del PBI al 1,1% del P.B.I (1997), reduciéndose posteriormente al 0,9% en 2004, aunque creciendo levemente en su monto numérico por incremento del PBI, porcentaje en que se ha mantenido. También a partir de 1990-91 dio comienzo el incremento del porcentaje en gasto en personal en relación a las erogaciones en funcionamiento y equipamiento, que llevarían en 1993 al 80%, contra el 17% en mantenimiento y el 3% en equipamiento, porcentajes que mantenidos hasta el presente, explican la situación. Tal escenario se ha agravado en los últimos tiempos; los aludidos porcentajes son, para 2018, 86,4, 9 y 3,27, y para 2019, 87, 8,5 y 1,8. Por otra parte, a partir de 1993 comenzó el incremento desproporcionado del personal de los grados más altos que, a más de aumentar el gasto en personal, determinan la profusión de estructuras burocráticas para justificarlo. Ese incremento ha sido incesante hasta 2018. Para 2019 se advierte una leve reducción –especialmente en la Armada- pero insuficiente para solucionar las desproporciones creadas. Como consecuencia, no hay fondos para mantenimiento del material, para adiestramiento del personal, ni para compra de material.

En los últimos años se ha incorporado material que poco contribuye a la defensa, como ocho aviones de entrenamiento a turbohélice T6C-Texan II, cuando ya se contaba con aviones de entrenamiento, y cuatro buques patrulleros oceánicos Gowind OPV 90, los que tras ocho años de viajes buscando comprador del patrullero L’Adroit usado como muestra, finalmente lo halló en Argentina –pese a su diseño poco adecuado para el Mar Argentino- donde procurará duplicar la acción de los guardacostas de la Prefectura. En ambas adquisiciones se han erogado más de 500 millones de dólares, con los que se hubieran podido comprar dos buenos submarinos, entre otras posibles adquisiciones útiles.

En definitiva, la indefensión argentina se perpetúa y se agrava. Ya no se cuenta con aviones de combate ni con submarinos, el principal blindado argentino es obsoleto, los fondos para adiestramiento y mantenimiento se han reducido, el material tiene tres, cuatro o cinco décadas. Qusiéramos estar equivocados, pero el presupuesto es elocuente; difícilmente se haga algo más.

Sólo cabe, pues, soñar con que algo se haga, o que del próximo ciclo surja la recuperación.

Por José Manuel Ugarte

08/03/19
Clarin.com