All for Joomla All for Webmasters
15
Sáb, Dic

Por falta de pago, Francia demora el envío de cinco aviones para la Armada

Argentina

En el terreno del equipamiento militar, la relación entre Francia y Argentina parece sembrada de escollos. Después del tropiezo que sufrió la compra de cuatro lanchas patrulleras -encargadas y suspendidas por Buenos Aires-, se agrega ahora la demora en el pago de cinco aviones caza Super Etendard, cuya adquisición fue anunciada por los presidentes Emmanuel Macron y Mauricio Macri en París el 2 de febrero.

"Los cinco Super Etendard argentinos siguen en Francia", confirmó una fuente del Ministerio de Defensa francés. "París sigue esperando el pago del contrato, que se eleva a unos 12 millones de euros", precisó.

Otras fuentes mencionan una cifra total de 14,23 millones de euros: 12,55 millones por los aviones, repuestos, documentación técnica. Los 1,68 millones restantes corresponden al costo de transporte desde la base francesa l'Elément Air Rattaché (EAR) 279, de la ciudad de Châteaudun, hasta la Argentina.

Si bien después de meses de cavilaciones el contrato por la compra de los Super Etendard Modernizados (SEM) fue firmado y fechado recientemente, Buenos Aires aún no habría desbloqueado la suma de la compra.

Con motivo de la visita del presidente Macri a París ambos países firmaron un acuerdo "por la venta de cinco Super Etendard modernizados y sus equipamientos para las fuerzas armadas argentinas", según declaraciones del mandatario francés en conferencia de prensa conjunta en el palacio del Elíseo.

Pero esa cooperación no parece ser tan serena como debería. Después del traspié de las cuatro lanchas patrulleras francesas encargadas por Buenos Aires y después puestas en stand-by en beneficio de un pequeño astillero español que propuso mejores precios, el expediente de los Super Etendard destinados a la Marina argentina quedó paralizado durante meses. Según numerosas fuentes militares argentinas, mientras la marina presionaba para obtener esos aviones, la Fuerza Aérea intentaba torpedear la compra. Pero, más allá de las querellas internas y una anunciada reestructuración de las Fuerzas Armadas argentinas en general, el motivo principal habría sido la falta de presupuesto.

"Yo tengo la obligación de mirar adónde va cada peso. Mi responsabilidad es cuidar el dinero de los argentinos en momentos en que tratamos de sacar el país de la pobreza", dijo el presidente Macri a la prensa durante su última visita a París, en alusión al fracaso de la compra de las lanchas patrulleras.

Los astilleros franceses DCNS habían propuesto a Argentina la venta de cuatro buques patrulleros de tipo OPV 90 (Offshore Patrol Vessel) en una operación que debería costar entre 350 y 400 millones de euros. En un principio, el país aceptó la propuesta, pero después la dejó en suspenso.

"Nosotros no estamos obligados a comprar, aun cuando haya habido cartas de intención", dijo Macri en París, reconociendo que había pedido a sus interlocutores que revisaran el precio.

Retirados del servicio activo en 2016, los Super Etendard modernizados debían en un principio incorporarse a la Aviación Naval argentina, para reforzar sus capacidades de combate.

Específicamente, Argentina debe recibir los cinco aparatos (números de serie 1, 31, 41, 44 y 51), diez reactores Atar 8K50, piezas de repuesto, un simulador de vuelo y varios bancos de ensayo. Cada SEM dispone aún de un centenar de horas de vuelo.

Según fuentes del ministerio de Defensa francés, los cinco aviones alcanzan un nivel de estándar 5. Puestos en servicio en 2006, ese estándar permite aportar a los pilotos nuevas capacidades, por ejemplo, con la utilización de binoculares de visión nocturna (JVN), la integración de bombas Raytheon E-Paveway, la instalación de un piloto automático digital, un puesto de radio SATURN y la evolución del sistema de navegación y de ataque.

Los nuevos SEM franceses deberían reemplazar a los 14 Super Etendard comprados por el país en 1979, que hoy se encuentran fuera de servicio, por falta de repuestos, de mantenimiento y de entrenamiento de las tripulaciones.

Concebidos por Dassault Aviation para la Marina francesa y puestos en servicio en 1978, los últimos Super Etendard fueron retirados del servicio activo el 12 de julio de 2016 en la base aeronaval de Landivisau.

A juicio de Pierre Servent, experto francés en cuestiones militares, "esos aviones, que volaron durante 38 años, demostraron sus enormes capacidades, plenamente integrados hasta 2016 en las operaciones del grupo aéreo embarcado, desplegado en el Golfo Pérsico".

PARIS -  Por Luisa Corradini

13/03/18
lanacion.com.ar