All for Joomla All for Webmasters
17
Vie, Sep

Bozdogan: el nuevo misil aire-aire turco, un nuevo hito armamentístico de Ankara

© Foto : Youtube/SavunmaSanayiST/Captura de pantalla

Turquía

Turquía ha puesto a prueba su primer misil aire-aire de fabricación nacional. El proyectil derribó el blanco de manera exitosa. Esto refleja la creciente capacidad del país para producir armamento más avanzado.

Se trata de un misil de corto alcance, que fue lanzado por un caza F-16C Block 40 de la Fuerza Aérea turca. El papel de blanco fue desempeñado por el dron de alta velocidad Simsek.
El Bozdogan, o esmerejón en español, ha sido desarrollado en el marco del programa de misiles aire-aire Tubitak (o Tubitak SAGE) del Instituto de Investigación y Desarrollo de la Industria de Defensa de Turquía. Este misil está pensado para armar los F-16 turcos, el próximo avión de entrenamiento y ataque ligero Hurjet de Turkish Aerospace, así como el futuro avión de combate avanzado TF-X.

Fuentes en Turquía indican que la prueba inicial de lanzamiento aéreo del Bozdogan se llevó a cabo en el campo de pruebas de misiles de la provincia de Sinop, en la costa del Mar Negro. Se trata de las mismas instalaciones que acogieron en 2020 las pruebas del sistema de defensa antiaérea S-400 de fabricación rusa.
El vídeo publicado mostrando la prueba revela que el buscador del Bozdogan adquirió el objetivo a una distancia de unos 14 kilómetros y fue lanzado a una distancia de entre 5 y 8 kilómetros del objetivo.

Los altos mandos turcos mostraron un gran interés por estas pruebas, e incluso el presidente Recep Tayyip Erdogan anunció en Twitter el éxito de la prueba del misil, compartiendo un vídeo y señalando que Turquía se había unido a un selecto grupo de países que han desarrollado con éxito la tecnología de misiles aire-aire.
El Bozdogan, que presenta una gran similitud externa con el más avanzado AIM-9X Sidewinder de EEUU, cuenta con un buscador de infrarrojos de doble color de alta resolución (IIR). Eso significa, que lo más probable es que el buscador infrarrojo del Bozdogan será de todo aspecto. Además, el fabricante asegura que el buscador tiene un alto grado de discriminación para esquivar las bengalas y otros sistemas de contramedidas, según el fabricante.

Al igual que otros misiles de su clase, ofrece una alta capacidad off-boresight, que le permite al buscador detectar y seguir objetivos que están a un gran ángulo de la línea central del misil. Esta capacidad es apoyada también con controles de vectorización de empuje para una gran maniobrabilidad.

El misil mide unos 3 metros de largo, pesa alrededor de 130 kilos y, según se informa, puede alcanzar objetivos a una distancia de hasta 24 kilómetros. No está equipado con un datalink, o enlace de datos, pero se ha sugerido que podría añadirse en el futuro, lo que permitiría la capacidad de adquirir objetivos después de ser lanzado. Esta capacidad es fundamental para las aeronaves furtivas que llevan sus armas ocultas en los compartimentos internos, pero también da al arma una flexibilidad adicional cuando se lanza desde plataformas no furtivas.

La prueba realizada este mes es solo el comienzo, y está previsto que se realicen pruebas adicionales a lo largo del año con el objetivo de iniciar la producción limitada en 2022. Actualmente se desconoce quién será el responsable por la fabricación en serie del nuevo proyectil, pero es muy probable que sea Roketsan, puesto que esta empresa turca ya está al cargo de la producción de otras municiones.

Misiles turcos de largo alcance

El Bozdogan es sólo una parte del programa de misiles aire-aire Goktug de Tubitak Sage, que también está trabajando en el misil Gokdogan de alcance largo. De hecho, sus prototipos inertes se pueden observar en las puntas alares del F-16 que participó en la reciente prueba del Bozdogan. El Gokdogan (peregrino en español) está guiado por radar y, según se informa, tendrá un alcance de unos 65 kilómetros.

Los dos misiles desarrollados en el marco del programa Goktug
CC BY-SA 4.0 / CeeGee / Air -to-air missile by TÜBİTAK-SAGE at the IDEF 2019 in Istanbul, Turkey.

Mientras que el Bozdogan está previsto que sustituya al AIM-9 Sidewinder, de fabricación estadounidense, en el inventario de las Fuerzas Aéreas turcas, el Gokdogan tendrá que reemplazar al AIM-120 AMRAAM, también procedente del país norteamericano.
Los dos misiles turcos han estado en desarrollo desde aproximadamente 2013 y fueron revelados al público en la Feria Internacional de la Industria de Defensa (IDEF), que tuvo lugar en Estambul en 2017. En 2018 y 2019 se realizaron lanzamientos de prueba desde tierra, que culminaron con los derribos de drones Banshee. En aquellas pruebas se utilizaron prototipos de misiles sin ojivas instaladas. Por su parte, las pruebas de vuelo sobre pilones de aeronaves comenzaron en 2020.

Producción nacional: una prioridad para Turquía

El tener una fuente local de misiles aire-aire se convirtió en una prioridad para Turquía desde que el país otomano comenzó a ser excluido del programa F-35. Esta exclusión comenzó con una ruptura de las relaciones militares con Washington después de que Ankara adquiriera el sistema de defensa antiaérea ruso S-400.
De hecho, con el crecimiento de la tensión en las relaciones entre EEUU y Turquía, el país otomano ya había comenzado a almacenar piezas de repuesto para sus F-16, y otros sistemas militares no especificados, en julio de 2019, asegura Thomas Newdick del medio The Drive.

Ese mismo año, los legisladores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos acordaron una resolución no vinculante que esbozaba una serie de posibles cursos de acción contra Turquía, mencionando específicamente los cazas F-16, así como los helicóptero de transporte pesado CH-47F Chinook y helicópteros utilitarios UH-60 Black Hawk.

Dificultades de integración de los nuevos misiles

Integrar con éxito los nuevos misiles en los F-16, que son y seguirán siendo la columna vertebral de las FFAA turcas durante los próximos años, sigue siendo una tarea complicada.
De hecho, los militares turcos destacaron que el primer lanzamiento de prueba de Bozdogan involucró a un F-16 más antiguo, que no había sido sometido a una actualización de la aviónica. Aunque Turquía tiene acceso a los códigos fuente de los ordenadores de misión de estos aviones, este no es el caso de los aviones modernizados y, probablemente, de los más avanzados F-16C Block 52 y 52+.

Mientras la integración de los dos misiles en los más antiguos F-16 Block 30 y Block 40 no debería presentar grandes dificultades, añadir el Gökdoğan con su guiado por radar, podría resultar particularmente complicado con los aviones actualizados, ya que esta arma necesita recibir actualizaciones en vuelo del radar AN/APG-68.

Sin embargo, aunque los nuevos misiles se limiten a los cazas menos avanzados —al menos al principio—, una ampliación de la vida útil realizada por Turkish Aerospace debería garantizar que estos aviones más antiguos puedan permanecer en servicio durante más tiempo, aumentando la vida útil del fuselaje y la estructura hasta las 12.000 horas. De hecho, este programa de mejora estructural se centra en los aviones más antiguos, que llegaron por primera vez a Turquía en 1987.

Un F-16C de la FFAA de Turquía
© Foto : Public Domain

También existe la posibilidad de que el Bozdogan y el Gokdogan puedan atraer el interés de los clientes de exportación. Turquía está bien establecida como proveedor de sistemas y subsistemas de armas cada vez más sofisticados, aunque el mercado de misiles aire-aire está relativamente saturado. Y es que las armas turcas tendrían una ventaja al no estar sujetas a las posibles restricciones impuestas por las directrices del Reglamento de Tráfico Internacional de Armas (ITAR) de EEUU, que pueden limitar la transferencia de tecnologías y servicios de defensa y militares a determinados países.

Aunque el Hürjet y el TF-X de Turkish Aerospace están todavía en fase de desarrollo, poder ofrecerlos a posibles clientes extranjeros junto con opciones de armamento ya integradas también supondría una ventaja significativa. Esto situaría a Turquía entre un selecto grupo de países capaces de ofrecer un paquete completo de aviones de combate junto con sus municiones.
El Bozdogan, y eventualmente el Gokdogan, deberían proporcionar a Turquía aún más independencia en sus operaciones con los F-16, mientras que el país sigue expandiendo sus desarrollos armamentísticos en nuevas áreas. Sin embargo, aún está por verse la viabilidad de la integración de estas nuevas armas en toda la flota turca de F-16.

21/04/21
mundo.sputniknews.com